Dra. Norma Alicia Cervantes Camarillo
 
Licenciatura y/o especialidad: Urgencias Médico-Quirúrgicas
Universidad: 
Institución para la que labora: IMSS HGZ con UMF #6
Cargo: Médico adscrito al servicio de urgencias.
Correo electrónico: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Experto en: Animales ponzoñosos y las intoxicaciones que producen (loxoscelismo, latrodectismo, alacranismo y accidente ofídico).
 
TRAYECTORIA
 
Rotaciones en departamento de Toxicología del Hospital General La Raza durante la residencia de Urgencias Médico-Quirúrgicas, rotaciones optativas en área de shock trauma en Hospital Universitario Dr. José Eleuterio González y en la actualidad en el servicio de Urgencias del HGZ 6 del IMSS.
 
¿Cómo nació su interés en los animales ponzoñosos?
Desde que era estudiante de la Preparatoria Técnica Médica me tocó ver el caso de un bebé de meses de edad que fue mordido por una araña Loxosceles. En aquellos tiempos los tratamientos eran radicales, que el infante terminó amputado de las 4 extremidades por necrosis severas por lesiones satélites.
 
¿Cuáles son sus expectativas trabajando con animales ponzoñosos y/o las intoxicaciones que estos generan?
Mi expectativa sería trabajar en un departamento de toxicología que se dedicara especialmente a estudiar los animales ponzoñosos, y tener siempre disponibles los faboterápicos, y así contribuir a que más médicos se interesen en esta área, que más gente se involucre directamente para hacer una estadística real de los casos y lograr que estos sean tratados de manera adecuada.

¿Cómo fue su primer acercamiento con animales ponzoñosos y/o las intoxicaciones que estos generan?
Después de ese me tocó ver otros casos de lesiones graves y muertes por loxoscelismo, alacranismo. Durante las rotaciones en el Hospital Universitario seguí viendo muchos casos de interés y durante la residencia de Urgencias me tocó rotar por el Hospital General La Raza en el departamento de toxicología, con los expertos en toxicología y sobre todo en el área de animales ponzoñosos. Me involucré directamente con muchos casos de loxoscelismo local y sistémico en mi hospital sede de la residencia HGZ 8, además de casos vistos en las rotaciones de toxicología en La Raza. Durante el R3 solicité rotaciones optativas en el HU de Monterrey y me tocó atender de manera directa casos graves de alacranismo sistémico severo, loxoscelismo local y sistémico, latrodectismo, varios casos de mordedura de crótalo y coralillo. Actualmente en el HGZ 6 he participado dando ponencias sobre loxoscelismo, ya que desafortunadamente son muchos los casos en que por desconocimiento se sub diagnostican como infecciones de tejidos blandos o problemas dermatológicos. Son muchos los casos de envenenamiento por crótalo, loxoscelismo, alacranismo y latrodectismo, por ello mi interés en esta área. Desde 2008 tuve mi primer Latrodectus mactans, la cual vivió en un terrario durante 3 años aproximadamente. Después de ella tuve otros ejemplares que me obsequiaron de pacientes que fueron mordidos, algunas las ubicaron en alguna casa habitada o terreno en construcción, actualmente he encontrado en casa algunas Latrodectus mactans y Latrodectus geometricus, observo su comportamiento y modo de vida. He tenido alacranes que agredieron a algún paciente y algunos que me han obsequiado porque conocen mi interés en ellos; los alimento con insectos. Tuve un crótalo bebé de aproximadamente 15 cm de longitud que mordió a un paciente, durante meses la alimenté y mantuve en un terrario seguro. Además, he tenido la fortuna de encontrarme con este tipo de animales en su hábitat natural en las montañas y cañones de la región. He tomado fotografías a crótalos de diferentes especies, coralillo, alacranes y arañas de diferentes especies en excursiones en Monterrey y su zona metropolitana, Arteaga, Coahuila, Concepción del Oro, Zacatecas y algunos volcanes.

¿Ha sido usted picado o mordido por algún animal ponzoñoso?
Si. En una ocasión, de manera accidental, un escorpión emperador me picó en un dedo al estar alimentándolo, sin embargo el veneno de estos animales es casi inofensivo. A pesar de haber tenido en casa animales ponzoñosos como la viuda negra de diferentes especies, alacranes y un crótalo, nunca me agredieron directamente, pues el único accidente que tuve fue por exceso de confianza al alimentar el escorpión, ya que se sintió agredido o simplemente actuó de manera natural para cazar a su presa.