Laura Angélica Briseño Cázares
 
Licenciatura y/o especialidad: Licenciatura en Biología, Maestría en Ciencias en Manejo y Conservación de Recursos Naturales.
Universidad: Universidad Michoacana de San Nicolás, Hidalgo
Institución para la que labora: Independiente
Cargo: asesor independiente
Correo electrónico: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Experto en: manejo y contención de serpientes venenosas incluyendo especies nativas y exóticas. Mantenimiento de colecciones herpetológicas vivas en zoológicos, colecciones privadas, UMAS o PIMVS. Identificación de reptiles venenosos, valoración de riesgos, establecimiento de medidas preventivas y primeros auxilios en caso de accidente por reptiles venenosos. Desarrollo y establecimiento de protocolos de seguridad para manejo de reptiles venenosos. Desarrollo e implementación de programas de educación para la conservación.
 
TRAYECTORIA
 
 
  • Jefe de la colección de reptiles, anfibios y artrópodos del zoológico de Morelia. 1992-2014.
  • Responsable del proyecto de construcción y operación del herpetario del zoológico de Morelia.
  • Miembro activo de la Red de Educadores Ambientales en Michoacán A.C. en 1999-2009 y Coordinadora en el periodo 2009-2018
  • Coordinadora del grupo especializado en animales venenosos de AZCARM 2011-2014
  • Jefe de educación para la conservación en Africam Safari, Puebla. 2014-2016
  • Docente en la Universidad Vasco de Quiroga de Morelia, Michoacán 1995-2018
 
¿Cómo nació su interés en los animales ponzoñosos?
De niña tuve una natural fascinación por las serpientes y cocodrilos, desde entonces buscaba libros y programas de televisión para aprender sobre ellos, además visitaba frecuentemente los zoológicos y pasaba largo tiempo observando a estos animales. Decidí estudiar biología para especializarme en herpetología y dedicar mi vida profesional a este campo. Tuve el apoyo y orientación de varios mentores de los herpetarios más representativos de México y además realicé estancias y vistas especializadas a otros herpetarios en diferentes países: Ecuador, Costa Rica, Alemania, Inglaterra, España y Estados Unidos.

¿Cuáles son sus expectativas trabajando con animales ponzoñosos y/o las intoxicaciones que estos generan?
Mi mayor interés es contribuir a fomentar el respeto hacia estos animales y desarrollar una cultura de prevención y de atención efectiva y oportuna en caso de accidentes por animales venenosos.

¿Cómo fue su primer acercamiento con animales ponzoñosos y/o las intoxicaciones que estos generan?
Por interés personal comencé a leer y a investigar sobre aspectos biológicos y ecológicos de las especies venenosas en México y de la epidemiología; posteriormente y como parte de mi trabajo en el zoológico donde me correspondía realizar diariamente el manejo de serpientes venenosas, fue necesario implementar medidas de seguridad y establecer contacto con los centros médicos de la localidad y los distribuidores de antivenenos. En 1999 comencé apoyando con pláticas en simposios, cursos y talleres para médicos, personal de urgencias, estudiantes de medicina, enfermería, biología, veterinaria, personal de protección civil, bomberos tanto estatales como municipales, miembros de la Asociación Nacional de Controladores de Plagas, grupos de seguridad, mantenimiento y áreas verdes de clubs de golf y empresas privadas establecidas en zonas de riesgo. Así mismo participé en la capacitación al personal de PROFEPA, SEMARNAT, SAGARPA y SENASICA en materia de identificación y contención física de reptiles. Durante el periodo 2007-2014 realizamos asesorías y apoyo con faboterápicos en diversos casos de accidentes provocados por alacrán, viuda negra y víboras de cascabel, atendidos en hospitales de la ciudad de Morelia.

¿Ha sido usted picado o mordido por algún animal ponzoñoso?
Si, en 2001 fui mordida por un ejemplar adulto de Cascabel de cola negra (C. molossus nigrescens) mientras realizábamos un manejo y toma de muestras. Recibí atención médica en el hospital donde me aplicaron las unidades de Antivipmyn (faboterápico polivalente antiviperino) con resultados favorables.