Jorge Jiménez Canale
 
Licenciatura y/o especialidad: Lic. En Biología con especialidad en Biotecnología y Herpetología
Universidad: Universidad de Sonora
Institución para la que labora: Universidad de Sonora (posgrado en Nanotecnología)
Cargo: estudiante de posgrado
Correo electrónico:This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Experto en:Biotecnología, Nanomedicina, Nanobiotecnología y Herpetología.
 
TRAYECTORIA
 
 
Egresado de la licenciatura en Biología por la Universidad de Sonora en 2015. He impartido varias pláticas y conferencias magistrales respecto al tema de animales venenosos en Sonora, tocando el tema con artrópodos ponzoñosos medicamente importantes a la salud humana, hasta vipéridos causantes de muerte.
Asimismo, he sido invitado a participar en semanas de las ciencias y semanas académicas, organizadas por la escuela de veterinarios del Instituto Tecnológico de Sonora (ITSON), el Centro Estatal Ecológico de Sonora (CEES), así como el Instituto de Tratamiento y Aplicación de Medidas para Adolescentes (ITAMA).
También he presentado trabajos de manera internacional, en el Material Research Society, MRS Spring Meeting 2016 en Phoenix, Arizona, E.U.A. con un tema relacionado a la Nanomedicina y cáncer, así como en el 2018 Madrean Conference en Tucson, Arizona, donde impartí conferencias acerca del trabajo realizado tras ganar la beca anual Charles H. Lowe Jr., de la Tucson Herpetological Society en el 2017.
Actualmente mi trabajo de investigación de posgrado se basa en la optimización del uso de venenos provenientes de serpientes de cascabel, Crotalus spp., nanoencapsulados, para potencializar su actividad antitumoral en distintas líneas celulares de cáncer.
 
¿Cómo nació su interés en los animales ponzoñosos?
Desde pequeño leía libros que mi padre nos regalaba de ciencias naturales, donde vi mis primeras fotos de serpientes, anfibios y demás. Como todo biólogo de esta generación, ver documentales de Steve Irwin, Austin Stevens y Jeff Corwin fueron de gran ayuda para darme cuenta que la vida de investigación y educación con respecto a animales potencialmente mortales y sus utilidades era lo que me apasionaba.

¿Cuáles son sus expectativas trabajando con animales ponzoñosos y/o las intoxicaciones que estos generan?
Principalmente, poder concientizar a la población en general, decirles que podemos coexistir de manera sustentable con esta fauna. Asimismo, debemos de ser capaces de reconocer los peligros que esto representa y, sobre todo, las ganancias que podemos generar aprendiendo a utilizar sus bondades; tales como comprender los mecanismos biológicos por lo que funcionan las toxinas y cómo podemos aprovecharlas en el diseño alopático de agentes teranósticos.

¿Cómo fue su primer acercamiento con animales ponzoñosos y/o las intoxicaciones que estos generan?
Desde pequeño, viendo documentales de grandes animalistas y naturistas; aprendí que ciertas serpientes y tarántulas en general eran inofensivas, así que desde la primaria comenzaba a platicar a mis amigos cómo podíamos manejarlas sin dañarnos ni dañarlas. Después de eso, conociendo a amigos que todavía cursaban la licenciatura en Biología, comencé a acercarme a ellos para salidas en campo. Dentro de la licenciatura, ayudé a formar parte del primer Club de Herpetología y Club de Arácnidos, donde realizábamos sesiones semanales y salidas de campo periódicas de manera extracurricular. Durante todo ese tiempo, seguí estudiando en ese ámbito, hasta que entrando al posgrado en nanotecnología, logré convencer a mi director y co-director de tesis, de realizar un trabajo que involucrara los ámbitos venómicos, farmacológicos y oncológicos.

¿Ha sido usted picado o mordido por algún animal ponzoñoso?
Aunque nunca he recibido una picadura/mordedura potencialmente mortal, si he recibido varias picaduras de escorpiones, Hadrurus arizonensis, totalmente inofensivas. Serpientes del género Tamnophis sp. y Masticophis flagellum me han mordido en más de una ocasión. Lo único que si me hizo ir a un hospital fue una picadura de un ciempiés Scolopendra heros, sin embargo, al no haber un tratamiento específico, solamente recibí una dosis de ketorolaco IM para calmar el dolor.